lunes, 16 de agosto de 2010

22/08/2010 - Urteko 21. igandea (C)

Inicio ..... Ciclo A ..... Ciclo B ..... Ciclo C ..... Euskera

Lecturas y Evangelio del domingo

22 de agosto de 2010

21º domingo Tiempo ordinario (C)

Para leer la lectura y Evangelio del domingo haz "clic" sobre el título del domingo, o "cliclea" sobre Ciclo C en el menu superior.

PRIMERA LECTURA

De entre todas las naciones traerán a todos vuestros hermanos.

Lectura del libro del profeta Isaías 66,18-21

Dios “viene” para reunir a todos los hombres de la tierra. La reunión en un solo pueblo de los que ya lo conocen es la primera etapa y la prenda del cumplimiento de este plan. Dios quiere que su pueblo colabore en él, no solo mostrándose acogedor con “los que están lejos”, sino incluso yendo hacia ellos. La fe en la universalidad de la salvación, el espíritu ecuménico y el celo misionero van de la mano.

SALMO

Salmo 116, 1. 2

R.
Id al mundo entero y proclamad el Evangelio.

Que todos los pueblos se reúnan cantando en torno al Dios fiel, cuya misericordia no tiene límites.

SEGUNDA LECTURA

El Señor reprende a los que ama.

Lectura de la carta a los Hebreos 12,5-7. 11-13

Dios actúa siempre como padre que ama a sus hijos. Solo quiere su bien, y nunca los somete a pruebas inútiles. Las dificultades que encuentran en el camino por el que marchan siguiendo los pasos de Cristo deben entenderse y asumirse como una llamada a la superación, a alcanzar una vida más “honrada”, a adquirir nuevo vigor, a caminar con más alegría “por una senda llana”.

EVANGELIO

Vendrán de Oriente y Occidente, y se sentarán a la mesa en el Reino de Dios.

Lectura del santo evangelio según san Lucas 13,22-30

¿El número de los elegidos? Una sola cosa debe preocuparnos: formar parte de él. Imaginarse que pueda haber cualquier tipo de reserva o título que conlleve derechos en este sentido conduce fatalmente al fracaso. La puerta estará abierta sólo para los que hayan vivido como verdaderos discípulos del Señor. Contra toda expectativa, algunos tendrán parte en el banquete del Reino, mientras otros se quedarán a la puerta. Habrá, pues, sorpresas. Bien entendida, esta severa advertencia es una exhortación a obrar bien con decisión y a convertirse cuando todavía se está a tiempo.

Locations of visitors to this page

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La publicación de los comentarios requerirán la aceptación del administrador del blog.