lunes, 20 de septiembre de 2010

2010/09/26 - Urteko 26. igandea (C)

Inicio ..... Ciclo A ..... Ciclo B ..... Ciclo C ..... Euskera

Lecturas y Evangelio del domingo

26 de septiembre de 2010

26º domingo Tiempo ordinario (C)

Para leer la lectura y Evangelio del domingo haz "clic" sobre el título del domingo, o "cliclea" sobre Ciclo C en el menu superior.

PRIMERA LECTURA

Los que lleváis una vida disoluta iréis al destierro

Lectura del libro del profeta Amós 6,1a. 4-7

“La orgía de los disolutos” es responsable de un doble pecado: el goce egoísta del momento presente y la injuria contra los pobres al hacer alarde de opulencia. La fiesta será breve y el despertar brutal. La mención de los “carneros del rebaño” y de las “terneras del establo”, reservados para los sacrificios del Templo, así como de los cantos realizados “como David”, sugiere el carácter sacrílego de sus banquetes.

SALMO

Salmo 145, 7. 8-9a. 9bc-10

R.
Alaba, alma mía, al Señor.

Dios, defensor de los pobres, que venga tu reino de justicia.

SEGUNDA LECTURA

Guarda el mandamiento hasta la venida del Señor

Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a Timoteo 6,11-16

La fe se encuentra aquí asociada al amor, a la esperanza y a la “delicadeza”, virtudes fuertes, características del cristiano. “Practicar la justicia y la piedad” alude a las relaciones con los otros y con Dios.

EVANGELIO

Recibiste tus bienes, y Lázaro males: por eso encuentra aquí consuelo, mientras que tú padeces

Lectura del santo evangelio según san Lucas 16,19-31

“Un hombre rico”: no hace nada malo; viste y vive como un rico. “Un mendigo”: ahí está, vestido de harapos, hambriento, enfermo, como un pobre, simplemente, no pide nada. La riqueza impide al primero ver al segundo, que está a su puerta. Cuando muere el mendigo, con razón llamado Lázaro –“Dios ha socorrido”-, lo llevan a la morada de los justos. El rico, por su parte, al morir, se encuentra solo. Lázaro, del que hubiera debido hacerse amigo, ya no puede hacer nada ni por él ni por los suyos. Hay “Alguien” que ha resucitado de entre los muertos, “según las Escrituras”: un signo para los que “escuchan a Moisés y a los profetas”; para los demás, algo sin fuerza convincente.


Locations of visitors to this page

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La publicación de los comentarios requerirán la aceptación del administrador del blog.