jueves, 28 de octubre de 2010

01/11/2010 - Todos los Santos (C)

Inicio ..... Ciclo A ..... Ciclo B ..... Ciclo C ..... Euskera

Lecturas y Evangelio del domingo

1 de noviembre de 2010

Todos los Santos (C)

Para leer la lectura y Evangelio del domingo haz "clic" sobre el título del domingo, o "cliclea" sobre Ciclo C en el menu superior.

PRIMERA LECTURA

Apareció en la visión una muchedumbre inmensa, que nadie podría contar, de toda nación, raza, pueblo y lengua.

Lectura del libro del Apocalipsis 7,2-4. 9-14

La primera visión desvela la cara oculta de la etapa terrena de la salvación; la segunda, la realización celeste del plan de Dios. El tiempo presente es tiempo de prórroga; el juicio se aplaza para más tarde. 144.000 (12 veces 12 multiplicado por mil) es un número de plenitud: no se quedará fuera ninguno de los que pertenecen a Dios. La visión de la gran liturgia del cielo revela que los elegidos serán una muchedumbre inmensa y que vendrán de todas partes. Aunque las dos escenas se desarrollan en planos distintos, el terreno y el celeste, se pasa continuamente de uno a otro: lo que ocurre aquí abajo tiene repercusión en el cielo.

SALMO

Salmo 23, 1-2. 3-4ab. 5-6

R.
Éste es el grupo que viene a tu presencia, Señor.

Aquí está la muchedumbre inmensa de los que han encontrado a Dios.

SEGUNDA LECTURA

Veremos a Dios tal cual es.

Lectura de la primera carta del apóstol san Juan 3,1-3

Solo la fe permite reconocer en el hombre Jesús al Hijo de Dios, así como la condición de hijos de Dios propia de los discípulos. La vuelta de Cristo hará manifiesta su identidad profunda y, al mismo tiempo, lo que son “ahora” los cristianos. Esta certeza y esta esperanza dan a los discípulos la fuerza necesaria para actuar confiadamente y caminar hacia lo que aún no se ha manifestado con claridad, a pesar de la hostilidad y las contradicciones del mundo.

EVANGELIO

Estad alegres y contentos, porque vuestra recompensa será grande en el cielo.

Lectura del santo evangelio según san Mateo 5,1-12a

“Dichosos”, “están del lado bueno, bien situados”, “deben alegrarse ya de antemano todos los que tienen la certeza de recibir una gran recompensa en el cielo”. Esto es lo que proclaman las bienaventuranzas, que en modo alguno hacen apología de la pobreza impuesta, de las persecuciones, la calumnia o los insultos sufridos por causa de Cristo.


Locations of visitors to this page

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

La publicación de los comentarios requerirán la aceptación del administrador del blog.