viernes, 29 de octubre de 2010

02/11/2010 - Conmemoración de todos los difuntos (C)

Inicio ..... Ciclo A ..... Ciclo B ..... Ciclo C ..... Euskera

Lecturas y Evangelio del domingo

2 de noviembre de 2010

Conmemoración de todos los difuntos (C)

Para leer la lectura y Evangelio del domingo haz "clic" sobre el título del domingo, o "cliclea" sobre Ciclo C en el menu superior.

PRIMERA LECTURA

Es bueno esperar en silencio la salvación del Señor.

Lectura del libro de las Lamentaciones 3,17-26

El libro de las lamentaciones, antiguamente atribuido a Jeremías, en sus capítulos 1,2 y 4 pertenece al género literario de las endechas fúnebres, el 3 es una lamentación individual y el 5 una lamentación colectiva. Parecen obra de un solo autor que describe en términos patéticos el duelo de la ciudad y sus moradores, pero de estos dolorosos lamentos brota un sentimiento de inconfundible confianza en Dios y de hondo arrepentimiento, que constituye el valor permanente de la obra.

SALMO

Salmo 129, 1-2. 3-4ab. 4c-6. 7-8

R.
Del Señor viene la misericordia, la redención copiosa.

Gritar a Dios es esperar. Confesar el propio pecado es creer en el perdón. En medio de las tinieblas que nos rodean, brillan ya los primeros resplandores de la salvación.

SEGUNDA LECTURA

Andemos en una vida.

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Romanos 6,3-9

Por Jesucristo y en él, se cumplen todas las promesas de Dios. El hombre “ha muerto al pecado” en la cruz del hijo de Dios, cabeza de la nueva humanidad. Y “vive para Dios” desde el día en que el Señor, primogénito de entre los muertos, subió a los cielos, donde reina para siempre junto al Padre. Este paso de la muerte del pecado a la vida divina se efectúa en cada uno de nosotros en el momento del bautismo, sacramento pascual, prenda de la vida eterna hacia la cual, desde este momento, podemos y debemos progresar día tras día, De éste modo, toda la existencia cristiana está bajo el signo de la muerte y la resurrección, unidas de manera bien concreta en la muerte y resurrección de Cristo.

EVANGELIO

Yo soy el camino, y la verdad, y la vida.

Lectura del santo evangelio según san Juan 14,1-6

La pregunta algo ingenua de Tomás, en la que muchos pueden reconocerse, es ocasión para aclarar unos cuantos puntos fundamentales. Jesús en persona es el camino, y la verdad, y la vida. Conocerlo a él es conocer al Padre, que es uno con él. Creer lleva a hacer las mismas obras que acreditan al Hijo. Verdaderamente la fe en él no tiene nada que ver con los sueños que llevan a evadirse de la realidad. Esta orienta decididamente hacia el presente y compromete la responsabilidad de los creyentes en el mundo y en la Iglesia “ya desde ahora”.


Locations of visitors to this page

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La publicación de los comentarios requerirán la aceptación del administrador del blog.