lunes, 6 de diciembre de 2010

08/12/2010 - La Inmaculada Concepción de Santa María Virgen (A)

Inicio ..... Ciclo A ..... Ciclo B ..... Ciclo C ..... Euskera

Lecturas y Evangelio del domingo

8 de diciembre de 2010

La Inmaculada Concepción de Santa María Virgen (A)

Para leer la lectura y Evangelio del domingo haz "clic" sobre el título del domingo, o "cliclea" sobre Ciclo A en el menu superior.

PRIMERA LECTURA

Establezco hostilidades entre tu estirpe y la de la mujer.

Lectura del libro del Génesis 3,9-15. 20

En forma de relato popular se nos ofrece una enseñanza muy profunda y de notable finura sobre el misterio del pecado y su entrada en el corazón de la criatura hecha a imagen de Dios. Nada puede apartar al Señor de su primera intención. La Buena Noticia de la salvación es tan antigua como la caída. Una mujer estará, por su descendencia, en el origen de la victoria definitiva del bien sobre el mal. La tradición cristiana ha visto en esta nueva «madre de todos los que viven» a la Virgen María, madre del Salvador.

SALMO

Salmo 97, 1. 2-3ab. 3c-4

R.
Cantad al Señor un cántico nuevo
porque ha hecho maravillas.


La Iglesia da gracias a Dios por su «victoria» sobre el pecado y por la «fidelidad» de su misericordia con todas las criaturas.

SEGUNDA LECTURA

Nos eligió en la persona de Cristo, antes de crear el mundo.

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Efesios 1,3-6. 11-12

Lo que san Pablo dice de cada uno de nosotros se aplica de forma eminente a la Virgen María, la «llena de gracia», la Madre, «bendita entre las mujeres», de aquel por quienes nos llega toda clase de bendiciones para gloria del Padre.

EVANGELIO

Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo.

Lectura del santo evangelio según san Lucas 1,26-38

«Llena de gracia», invertida por el poder del Altísimo, «esclava del Señor», perfectamente dócil a la Palabra, disponible sin reservas a la voluntad de Dios sobre ella: la Virgen María es la única criatura de la que se puede hablar así basándose en la autoridad del Evangelio. Pero es a Dios y a Cristo a quienes se eleva la adoración y la acción de gracias de la asamblea cristiana, que contempla en María a la primera entre todos los redimidos, imagen de la Iglesia, que el Señor quiere «gloriosa, sin mancha ni arruga ni nada semejante, sino santa e inmaculada» (Ef 5,27).


Locations of visitors to this page

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

La publicación de los comentarios requerirán la aceptación del administrador del blog.