lunes, 14 de febrero de 2011

20/02/2011 - 7º domingo Tiempo ordinario (A)

Inicio ..... Ciclo A ..... Ciclo B ..... Ciclo C ..... Euskera

Lecturas y Evangelio del domingo

20 de febrero de 2011

7º domingo Tiempo ordinario (A)

Para leer la lectura y Evangelio del domingo haz "clic" sobre el título del domingo, o "cliclea" sobre Ciclo A en el menu superior.

PRIMERA LECTURA

Amarás a tu prójimo como a ti mismo.

Lectura del libro del Levítico 19, 1-2.17-18

«Yo soy el Señor»; «Seréis santos, porque yo, el Señor, vuestro Dios, soy santo». La omnipotencia y la santidad divinas van de la mano. Dios ha promulgado sus mandamientos en virtud de este doble título. Por eso hay que cumplirlos por sumisión a su autoridad y para honrar su santidad, de la que esta obediencia hace partícipes.

SALMO

Salmo 102, 1-2.3-4.8 y 10. 12-13 (R.: 8a)

R.
El Señor es compasivo y misericordioso.

Acción de gracias del pecador que experimente la alegría del perdón.

SEGUNDA LECTURA

Todo es vuestro, vosotros de Cristo, y Cristo de Dios.

Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Corintios 3, 16-23

«Templo de Dios habitado por el Espíritu de Dios»: las divisiones, las rivalidades, el recurso a una supuesta sabiduría humana, son en cierto modo sacrilegios. «Todo es vuestro»: los apóstoles, los predicadores y todos los demás están al servicio de la construcción de éste templo. «Vosotros sois de Cristo»: no os atéis a nadie; aferraos firmemente solo al Señor. «Cristo es de Dios»: nadie pretenda ser su propietario.

Aleluya Mn 2, 5

Aleluya, aleluya.
Quien guarda la palabra de Cristo,
ciertamente el amor de Dios
ha llegado en él a su plenitud. Aleluya.


Aleluya. Aleluya.
Los que aman y perdonan
esos son verdaderos hijos de Dios. Aleluya.

EVANGELIO

Amad a vuestros enemigos.

+ Lectura del santo evangelio según san Mateo 5, 38-48

Dos nuevos ejemplos del modo como los discípulos deben cumplir la Ley y los profetas; oponer el bien al mal; salir al paso de las necesidades de todos, cualquiera que sea la manera en que se expresen; amar incluso a los enemigos y pedir a Dios que los perdone. El evangelio es un código de santidad que tiene su fuente en el Padre del cielo, y que Jesús ha enseñado por medio de palabras y, de manera perfecta, por medio de sus obras.


Locations of visitors to this page

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

La publicación de los comentarios requerirán la aceptación del administrador del blog.