lunes, 21 de febrero de 2011

27/02/2011 - 8º domingo Tiempo ordinario (A)

Inicio ..... Ciclo A ..... Ciclo B ..... Ciclo C ..... Euskera

Lecturas y Evangelio del domingo

27 de febrero de 2011

8º domingo Tiempo ordinario (A)

Para leer la lectura y Evangelio del domingo haz "clic" sobre el título del domingo, o "cliclea" sobre Ciclo A en el menu superior.

PRIMERA LECTURA

Yo no te olvidaré.

Lectura del libro de Isaías 49, 14-15

La ternura del corazón de Dios es incomparable.

SALMO

Salmo 61, 2-3. 6-7. 8-9ab(R.: 6a)

R.
Descansa sólo en Dios, alma mía.

Especie de letanía en la que las imágines se agolpan tratando de expresar lo mejor posible la confianza del creyente en el amor indefectible de Dios.

SEGUNDA LECTURA

El Señor pondrá al descubierto los designios del corazón.

Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Corintios 4, 1-5

En el ejercicio de su ministerio, el responsable de una comunidad eclesial no debe preocuparse de las críticas y los juicios de los hombres. Ha de pensar más bien en el día en que todo saldrá a la luz, incluso las intenciones más hondas. Así, pues, nada de arrogancia en la libertad del apóstol, sino, por el contrario, profunda reverencia hacia Dios, conciencia de su propia debilidad y confianza total en la misericordia de Dios.

Aleluya Hb 4, 12

Aleluya, aleluya.
La palabra de Dios es viva y eficaz;
juzga los deseos e intenciones del corazón. Aleluya


Aleluya. Aleluya.
Contad con Dios en todo momento,
Porque sólo de él viene la salvación. Aleluya

EVANGELIO

No os agobiéis por el mañana.

+ Lectura del santo evangelio según san Mateo 6, 24-34

Los discípulos del Señor lo saben: el servicio de Dios y la idolatría del dinero son totalmente incompatibles. Son conscientes igualmente de haber hecho una opción que siempre implica renuncia más o menos difíciles de asumir. En lugar de señalarlas en detalle, Jesús enuncia algunos principios de discernimiento a los que todos, y en todo momento, deben remitirse para verificar la autenticidad de su adhesión a Dios y determinar sus comportamientos: el lugar de los bienes materiales en la escala de valores; las preocupaciones diarias más importantes; el grado de confianza en Dios. “Sobre todo buscad el reino de Dios y su justicia”: esta es la regla de oro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La publicación de los comentarios requerirán la aceptación del administrador del blog.