lunes, 9 de mayo de 2011

15/05/2011 - 4º Domingo de Pascua (A)

Inicio ..... Ciclo A ..... Ciclo B ..... Ciclo C ..... Euskera

Lecturas y Evangelio del domingo

15 de mayo de 2011

4º Domingo de Pascua (A)

Para leer la lectura y Evangelio del domingo haz "clic" sobre el título del domingo, o "cliclea" sobre Ciclo A en el menu superior.

PRIMERA LECTURA

Dios lo ha constituido Señor y Mesías.

Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles 2, l4a. 36-41

«¡Unos tres mil!». Más allá de su extraordinario resultado, la primera predicación de Pedro proclama lo que sigue siendo la esencia del mensaje cristiano. Jesús, crucificado por los hombres, ha sido resucitado por Dios; para tener parte en la salvación obtenida por su Pascua y ofrecida a todos, es necesario convertirse, es decir, volver de nuestros extravíos y recibir el bautismo, sacramento del perdón de los pecados y el don del Espíritu Santo, que introduce en la comunidad de los salvados. Todo lo que puede añadirse a esto procede de la catequesis y la exhortación, cuyo objetivo es hacer comprender el valor de esta Buena Noticia, urgiendo al mayor número posible a acogerla con alegría.

SALMO

Salmo 22, 1-3a. 3b-4. 5. 6 (R.: 1)

R.
El Señor es mi pastor, nada me falta.

Un salmo que, sobre todo en el tiempo pascual, adquiere resonancias cristianas: «las fuentes que reparan las fuerzas», «la unción con perfume», «la mesa preparada», evocan el bautismo, la unción del Espíritu, la eucaristía.

SEGUNDA LECTURA

Habéis vuelto al pastor de vuestras vidas.

Lectura de la primera carta del apóstol san Pedro 2, 20b-25

Apartarse de «esta generación perversa» (primera lectura) si no expone siempre a la persecución, sí al menos, de vez en cuando, a dolorosas contradicciones. Paradójicamente, estos sufrimientos dan testimonio a favor de quienes obran el bien. «Soportar el sufrimiento» es «una cosa hermosa ante Dios», que está por encima de todo, y prueba de fidelidad a Cristo, el justo perseguido de que hablaba el profeta (Is 53,9.4-6), el Pastor que nos cura con sus heridas y proclama: «Dichosos los perseguidos por causa de la justicia, dichosos vosotros cuando os insulten y os persigan, y os calumnien de cualquier modo por mi causa» (Mt 5,10-11).

Aleluya Jn 10, 14

Aleluya. Aleluya.
Jesús es la puerta del aprisco.
El que entra por él se salvará.
El da vida abundante
por su Palabra y su Pan. Aleluya.


Aleluya, aleluya.
Yo soy el buen Pastor -dice el Señor-,
conozco a mis ovejas,
y las mías me conocen. Aleluya.

EVANGELIO

Yo soy la puerta de las ovejas.

+ Lectura del santo evangelio según san Juan 10, 1-10

«Pastor», «puerta de las ovejas»: dos imágenes complementarias que evocan la misión de Cristo y el modo como la realiza. Una sola preocupación lo mueve: que los hombres »tengan vida y la tengan abundante». Con paciencia, este pastor familiariza a los suyos con el timbre de su voz. Así aprenden a seguirlo con toda confianza, seguros de ser conducidos a unos pastos donde podrán entrar y salir con toda libertad y sin temor, seguros de encontrar, a su tiempo, el alimento necesario. La Iglesia y cada una de las comunidades cristianas, los que participan del ministerio pastoral y todos los que están dentro del redil, han de tener siempre ente los ojos el modelo de pastor propuesto por Dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

La publicación de los comentarios requerirán la aceptación del administrador del blog.