lunes, 16 de mayo de 2011

22/05/2011 - 5º Domingo de Pascua (A)

Inicio ..... Ciclo A ..... Ciclo B ..... Ciclo C ..... Euskera

Lecturas y Evangelio del domingo

22 de mayo de 2011

5º Domingo de Pascua (A)

Para leer la lectura y Evangelio del domingo haz "clic" sobre el título del domingo, o "cliclea" sobre Ciclo A en el menu superior.

PRIMERA LECTURA

Eligieron a siete hombres llenos de espíritu.

Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles 6, 1-7

En la Iglesia de Jerusalén hay creyentes de diversas lenguas y, sobre todo, de diferentes culturas: hebrea y griega. Al crecer en número, los «griegos» consideran que no se les tiene suficientemente en consideración, que se los discrimina incluso a la hora de socorrer a las viudas. Para respetar las diferencias salvaguardando la comunión, los Doce proponen nombrar a siete «griegos» corresponsables en el servicio de las mesas. Esta primera iniciativa, tomada para responder a necesidades de organización material, tendrá consecuencias imprevisibles en aquel momento. La seguirán otras muchas. Los siete serán pronto asociados a los apóstoles en el anuncio del evangelio. Para responder a las necesidades de las Iglesias y de la misión, se irán instituyendo progresivamente nuevos y diversos ministerios.

SALMO

Salmo 32, 1-2. 4-5. 18-19 (R.: 22)

R.
Que tu misericordia, Señor, venga sobre nosotros, como lo esperamos de ti.

Acción de gracias por la fecundidad de la Palabra y por la unidad y la comunión en la diversidad.

SEGUNDA LECTURA

Vosotros sois una raza elegida, un sacerdocio real.

Lectura de la primera carta del apóstol san Pedro 2, 4-9

Fundada en Cristo, «piedra angular», la comunidad de los que han respondido a la llamada de Dios constituye un conjunto vivo, el «templo del Espíritu». Todos aquellos a los que la fe ha integrado en esta construcción son corresponsables de su desarrollo armonioso. Han de participar en la misión y celebrar en su vida un culto agradable a Dios.

Aleluya Jn 14, 6

Aleluya. Aleluya.
Has ido a prepararnos sitio,
Jesús, Hijo de Dios.
Volverás y nos llevarás contigo
para que donde estás tú
estemos también nosotros. Aleluya.


Aleluya, aleluya,
Yo soy el camino, y la verdad, y la vida
-dice el Señor-;
nadie va al Padre, sino por mí. Aleluya.

EVANGELIO

Yo soy el camino, y la verdad, y, la vida.

+ Lectura del santo evangelio según san Juan 14, 1-12

«El Señor ha resucitado, ha subido al cielo, está sentado a la derecha del Padre, y volverá para llevarnos a la casa del Padre». Los términos que expresan el sentido de la Pascua de Cristo y el dinamismo que anima a los creyentes evocan realidades de otro orden, transcendentes, imposibles, por tanto, de imaginar. Las preguntas algo ingenuas de Tomás, en los que muchos pueden reconocerse, son ocasión para aclarar unos cuantos puntos fundamentales. Jesús en persona es el camino, y la verdad, y la vida. Conocerlo a él es conocer al Padre, que es uno con él. Creer lleva a hacer las mismas obras que acreditan al Hijo. Verdaderamente, la fe pascual no tiene nada que ver con los sueños que llevan a evadirse de la realidad. Esta orienta decididamente hacia el presente, y compromete la responsabilidad de los creyentes en el mundo y en la Iglesia «ya desde ahora».

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La publicación de los comentarios requerirán la aceptación del administrador del blog.