domingo, 26 de junio de 2011

29/06/2011 - San Pedro y San Pablo, apóstoles (A)

Inicio ..... Ciclo A ..... Ciclo B ..... Ciclo C ..... Euskera

Lecturas y Evangelio del domingo

29 de junio de 2011

San Pedro y San Pablo, apóstoles (A)

Para leer la lectura y Evangelio del domingo haz "clic" sobre el título del domingo, o "cliclea" sobre Ciclo A en el menu superior.

PRIMERA LECTURA

Era verdad: el Señor me ha librado de las manos de Herodes.

Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles 12,1-11

Un relato particularmente sugerente. Era «la semana de Pascua», cuya noche evoca en la Biblia todas las noches en las que Dios ha intervenido a favor de los justos y la noche en la que aparecerá el Salvador. «Librar o arrancar de las manos» es una expresión típica del vocabulario de la intervención divina: relato del éxodo (Ex 18,18), cántico de Zacarías (Lc 1,74). La Iglesia vela en oración por el apóstol en peligro. Pedro duerme tranquilamente a pesar de que la comparecencia del día siguiente corre el riesgo de ser fatal. Para los fieles, la noche de este mundo es la noche de todos los peligros, pero, a pesar de todo, deben permanecer serenos, llenos de confianza.

SALMO

Salmo 33, 1-2. 3-4. 5-6. 7-8 (R : 4b)

R.
El Señor me libró de todas mis ansias.

Dios libra, salva, protege. «Libres de las manos» de sus perseguidores, los afligidos están de fiesta- Verdaderamente, «qué bueno es el Señor».

SEGUNDA LECTURA

Ahora me aguarda la corona merecida.

Lectura de la segunda carta del apóstol san Pablo a Timoteo 4,6-8.17-18

Encadenado en una prisión de Roma, Pablo no se hace ilusiones sobre el desenlace de su proceso. Su muerte será un acto de culto, una ofrenda, como lo ha sido su apostolado (Rm 1,9; 15,16) y como debe serlo la vida de todo cristiano (Rm 12,11). Será al mismo tiempo una «partida» al encuentro definitivo de Cristo (1Ts 4,17), una pascua.

Aleluya Mt 16,18

Aleluya. Aleluya.
Dichoso es Simón Pedro,
Porque el Padre que está en el cielo
Le ha revelado al Mesías,
Jesús, el Hijo de Dios vivo. Aleluya.


Aleluya, aleluya.
Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia,
y el poder del infierno no la derrotará. Aleluya.

EVANGELIO

Tú eres Pedro, y te daré las llaves del Reino de los cielos.

+ Lectura del santo evangelio según san Mateo 16,13-19

Al afirmar que Jesús es «el Mesías, el Hijo de Dios vivo», Simón Pedro, iluminado de lo alto, confiesa un misterio que el título de «Hijo del hombre» no hacia sino sugerir. El apóstol presiente que Jesús mantiene con Dios una extraordinaria relación de intimidad, cuya medida irá constatando poco a poco la comunidad pascual. Así lo ha de entender la respuesta de Jesús.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La publicación de los comentarios requerirán la aceptación del administrador del blog.