lunes, 30 de mayo de 2011

05/06/2011 - Ascensión del Señor (A)

Inicio ..... Ciclo A ..... Ciclo B ..... Ciclo C ..... Euskera

Lecturas y Evangelio del domingo

5 de junio de 2011

Ascensión del Señor (A)

Para leer la lectura y Evangelio del domingo haz "clic" sobre el título del domingo, o "cliclea" sobre Ciclo A en el menu superior.

La Ascensión del Señor se celebra el jueves de la VI semana de pascua, en algunas diócesis es transferido al Domingo VII de Pascua.

PRIMERA LECTURA

Lo vieron levantarse.

Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles 1, 1-11

San Lucas ha colocado un relato de la Ascensión del Señor al final de su evangelio y al comienzo del libro de los Hechos, que son en realidad dos partes de una misma obra. La última aparición de Cristo a sus discípulos clausura el periodo en el que Jesús estuvo en la tierra con los suyos, e inaugura una nueva era: la de la Iglesia. Ahora son los discípulos los que tienen la responsabilidad de anunciar la Buena Noticia, siguiendo las instrucciones que Jesús les ha dado, y «movidos por el Espíritu Santo». El Señor ha desaparecido de la vista de sus discípulos. Ha llegado la hora de trabajar en la preparación de su última venida, sin preguntar cuándo ni cómo será su retorno en la gloria.

SALMO

Salmo 46, 2-3. 6-7. 8-9 (R.: 6)

R.
Dios asciende entre aclamaciones; el Señor, al son de trompetas.

Alabanza a Cristo, Dios, Señor y Rey.

SEGUNDA LECTURA

Lo sentó a su derecha en el cielo.

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Efesios 1, 17-23

Dios ha desplegado en Cristo un poder del que ya podemos beneficiarnos. Las palabras se acumulan en la pluma de san Pablo cuando trata de decir lo que representan para Cristo su resurrección y su glorificación a la derecha de Dios, y los innumerables e inconmensurables beneficios que de ellas de derivan para nosotros. La oración del Apóstol se convierte entonces en acción de gracias, en «eucaristía», dirigida al «Dios de nuestro Señor Jesucristo», el Padre que «todo lo puso bajo los pies» de su Hijo y «lo dio a la Iglesia, que es su cuerpo, como cabeza, sobre todo».

Aleluya Mt 28, 19. 20

Aleluya. Aleluya.
Cristo elevado a la gloria,
atrae hacia él a todos los hombres,
para hacer de ellos su cuerpo. Aleluya.


Aleluya, aleluya.
Id y haced discípulos de todos los pueblos
-dice el Señor-;
yo estoy con vosotros todos los días,
hasta el fin del mundo. Aleluya.

EVANGELIO

Se me ha dado pleno poder en el cielo y en la tierra.

+ Conclusión del santo evangelio según san Mateo 28, 16-20

Revelación del poder soberano de Cristo «en el cielo y la tierra»; misión de los discípulos enviados a todos los pueblos; prenda de la presencia del Señor entregada a los suyos «hasta el fin del mundo»; todo esto es para san Mateo el misterio de la Ascensión.

lunes, 23 de mayo de 2011

29/05/2011 - 6º Domingo de Pascua (A)

Inicio ..... Ciclo A ..... Ciclo B ..... Ciclo C ..... Euskera

Lecturas y Evangelio del domingo

29 de mayo de 2011

6º Domingo de Pascua (A)

Para leer la lectura y Evangelio del domingo haz "clic" sobre el título del domingo, o "cliclea" sobre Ciclo A en el menu superior.


PRIMERA LECTURA

Les imponían las manos y recibían el Espíritu Santo.

Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles 8, 5-8. 14-17

La persecución ha provocado la dispersión de una parte de la comunidad cristiana de Jerusalén (Hch 1, 1-4). Felipe, uno de los siete nombrados para el servicio de las mesas (Hch 6, 17), se refugia en Samaría, donde predica el evangelio realizando signos similares a los de Jesús. El Bautismo de samaritanos mueve a los apóstoles Pedro y Juan a salir también ellos de Judea. Un ejemplo de atención a los «signos de los tiempos» que conviene meditar.

SALMO

Salmo 65, 1-3a. 4-5. 6-7a. 16 y 20 (R.: 1)

R.
Aclamad al Señor, tierra entera.

El evangelio sigue siendo acogido hoy con alegría fuera de nuestras fronteras: ¡Aleluya!

SEGUNDA LECTURA

Como era hombre, lo mataron; pero, como poseía el Espíritu, fue devuelto a la vida.

Lectura de la primera carta del apóstol san Pedro 3, 15-18

En pocas líneas, tenemos aquí un código de conducta cristiana en medio de las contradicciones del mundo: audacia humilde y respetuosa con todos en la profesión de fe; constancia en la realización del bien, cueste lo que cueste; en toda circunstancia, comportamiento como el de Cristo, el inocente que murió «por los culpables, para conducirnos a Dios».

o bien:

Si os ultrajan por el nombre de Cristo, dichosos vosotros.

Lectura de la primera carta del apóstol san Pedro 4, 13-16.

Nosotros confesamos a Cristo muerto y resucitado. Celebramos a los mártires, cuyas pruebas, vividas en comunión con el Señor, dan gloria a Dios. Pero nos cuesta pronunciar la acción de gracias cuando tenemos que sufrir personalmente «por el nombre de Cristo». Sin embargo, el acceso a la gloria tiene lugar a través de un itinerario semejante al suyo.

Aleluya Jn 14, 23

Aleluya. Aleluya
Cristo es el inocente
que ha muerto por los culpables,
para conducirnos a Dios. Aleluya.


Aleluya, aleluya.
El que me ama guardara mi palabra -dice el Señor-,
y mi Padre lo amará, y vendremos a él. Aleluya.

EVANGELIO

Yo le pediré al Padre que os dé otro defensor.

+ Lectura del santo evangelio según san Juan 14, 15-21

Breve variación sobre algunos de los temas predilectos de san Juan: La fidelidad a los mandamientos, criterio decisivo de adhesión a Cristo, intercesor nuestro y prenda del envío del Espíritu consolador; la fidelidad cristiana, comunión en la vida del Padre y del Hijo en la unidad del Espíritu Santo.

o bien:

Padre, glorifica a tu Hijo..

+ Lectura del santo evangelio según san Juan 17, 1-11a.

La gran oración de Jesús, recogida únicamente en el evangelio según san Juan, tiene todos los elementos de una acción de gracias en el sentido que le aplicamos comúnmente cuando hablamos de «eucaristía». Jesús la pronunció «levantando los ojos al cielo», cuando había «llegado la hora» de pasar de este mundo al Padre. En realidad, abarca el hoy de todos los tiempos. La ofrenda y el recuerdo (anamnesis) de la obra de la salvación realizada conducen a la intersección. Tiene también la estructura dinámica de la plegaria eucarística: todo viene del Padre, por el Hijo, en el Espíritu; todo torna de nuevo al Padre en el Espíritu, por el Hijo. Finalmente, se articula en torno a la «hora de Jesús», la hora de su muerte, resurrección y glorificación a la derecha del Padre.

lunes, 16 de mayo de 2011

22/05/2011 - 5º Domingo de Pascua (A)

Inicio ..... Ciclo A ..... Ciclo B ..... Ciclo C ..... Euskera

Lecturas y Evangelio del domingo

22 de mayo de 2011

5º Domingo de Pascua (A)

Para leer la lectura y Evangelio del domingo haz "clic" sobre el título del domingo, o "cliclea" sobre Ciclo A en el menu superior.

PRIMERA LECTURA

Eligieron a siete hombres llenos de espíritu.

Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles 6, 1-7

En la Iglesia de Jerusalén hay creyentes de diversas lenguas y, sobre todo, de diferentes culturas: hebrea y griega. Al crecer en número, los «griegos» consideran que no se les tiene suficientemente en consideración, que se los discrimina incluso a la hora de socorrer a las viudas. Para respetar las diferencias salvaguardando la comunión, los Doce proponen nombrar a siete «griegos» corresponsables en el servicio de las mesas. Esta primera iniciativa, tomada para responder a necesidades de organización material, tendrá consecuencias imprevisibles en aquel momento. La seguirán otras muchas. Los siete serán pronto asociados a los apóstoles en el anuncio del evangelio. Para responder a las necesidades de las Iglesias y de la misión, se irán instituyendo progresivamente nuevos y diversos ministerios.

SALMO

Salmo 32, 1-2. 4-5. 18-19 (R.: 22)

R.
Que tu misericordia, Señor, venga sobre nosotros, como lo esperamos de ti.

Acción de gracias por la fecundidad de la Palabra y por la unidad y la comunión en la diversidad.

SEGUNDA LECTURA

Vosotros sois una raza elegida, un sacerdocio real.

Lectura de la primera carta del apóstol san Pedro 2, 4-9

Fundada en Cristo, «piedra angular», la comunidad de los que han respondido a la llamada de Dios constituye un conjunto vivo, el «templo del Espíritu». Todos aquellos a los que la fe ha integrado en esta construcción son corresponsables de su desarrollo armonioso. Han de participar en la misión y celebrar en su vida un culto agradable a Dios.

Aleluya Jn 14, 6

Aleluya. Aleluya.
Has ido a prepararnos sitio,
Jesús, Hijo de Dios.
Volverás y nos llevarás contigo
para que donde estás tú
estemos también nosotros. Aleluya.


Aleluya, aleluya,
Yo soy el camino, y la verdad, y la vida
-dice el Señor-;
nadie va al Padre, sino por mí. Aleluya.

EVANGELIO

Yo soy el camino, y la verdad, y, la vida.

+ Lectura del santo evangelio según san Juan 14, 1-12

«El Señor ha resucitado, ha subido al cielo, está sentado a la derecha del Padre, y volverá para llevarnos a la casa del Padre». Los términos que expresan el sentido de la Pascua de Cristo y el dinamismo que anima a los creyentes evocan realidades de otro orden, transcendentes, imposibles, por tanto, de imaginar. Las preguntas algo ingenuas de Tomás, en los que muchos pueden reconocerse, son ocasión para aclarar unos cuantos puntos fundamentales. Jesús en persona es el camino, y la verdad, y la vida. Conocerlo a él es conocer al Padre, que es uno con él. Creer lleva a hacer las mismas obras que acreditan al Hijo. Verdaderamente, la fe pascual no tiene nada que ver con los sueños que llevan a evadirse de la realidad. Esta orienta decididamente hacia el presente, y compromete la responsabilidad de los creyentes en el mundo y en la Iglesia «ya desde ahora».

lunes, 9 de mayo de 2011

15/05/2011 - 4º Domingo de Pascua (A)

Inicio ..... Ciclo A ..... Ciclo B ..... Ciclo C ..... Euskera

Lecturas y Evangelio del domingo

15 de mayo de 2011

4º Domingo de Pascua (A)

Para leer la lectura y Evangelio del domingo haz "clic" sobre el título del domingo, o "cliclea" sobre Ciclo A en el menu superior.

PRIMERA LECTURA

Dios lo ha constituido Señor y Mesías.

Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles 2, l4a. 36-41

«¡Unos tres mil!». Más allá de su extraordinario resultado, la primera predicación de Pedro proclama lo que sigue siendo la esencia del mensaje cristiano. Jesús, crucificado por los hombres, ha sido resucitado por Dios; para tener parte en la salvación obtenida por su Pascua y ofrecida a todos, es necesario convertirse, es decir, volver de nuestros extravíos y recibir el bautismo, sacramento del perdón de los pecados y el don del Espíritu Santo, que introduce en la comunidad de los salvados. Todo lo que puede añadirse a esto procede de la catequesis y la exhortación, cuyo objetivo es hacer comprender el valor de esta Buena Noticia, urgiendo al mayor número posible a acogerla con alegría.

SALMO

Salmo 22, 1-3a. 3b-4. 5. 6 (R.: 1)

R.
El Señor es mi pastor, nada me falta.

Un salmo que, sobre todo en el tiempo pascual, adquiere resonancias cristianas: «las fuentes que reparan las fuerzas», «la unción con perfume», «la mesa preparada», evocan el bautismo, la unción del Espíritu, la eucaristía.

SEGUNDA LECTURA

Habéis vuelto al pastor de vuestras vidas.

Lectura de la primera carta del apóstol san Pedro 2, 20b-25

Apartarse de «esta generación perversa» (primera lectura) si no expone siempre a la persecución, sí al menos, de vez en cuando, a dolorosas contradicciones. Paradójicamente, estos sufrimientos dan testimonio a favor de quienes obran el bien. «Soportar el sufrimiento» es «una cosa hermosa ante Dios», que está por encima de todo, y prueba de fidelidad a Cristo, el justo perseguido de que hablaba el profeta (Is 53,9.4-6), el Pastor que nos cura con sus heridas y proclama: «Dichosos los perseguidos por causa de la justicia, dichosos vosotros cuando os insulten y os persigan, y os calumnien de cualquier modo por mi causa» (Mt 5,10-11).

Aleluya Jn 10, 14

Aleluya. Aleluya.
Jesús es la puerta del aprisco.
El que entra por él se salvará.
El da vida abundante
por su Palabra y su Pan. Aleluya.


Aleluya, aleluya.
Yo soy el buen Pastor -dice el Señor-,
conozco a mis ovejas,
y las mías me conocen. Aleluya.

EVANGELIO

Yo soy la puerta de las ovejas.

+ Lectura del santo evangelio según san Juan 10, 1-10

«Pastor», «puerta de las ovejas»: dos imágenes complementarias que evocan la misión de Cristo y el modo como la realiza. Una sola preocupación lo mueve: que los hombres »tengan vida y la tengan abundante». Con paciencia, este pastor familiariza a los suyos con el timbre de su voz. Así aprenden a seguirlo con toda confianza, seguros de ser conducidos a unos pastos donde podrán entrar y salir con toda libertad y sin temor, seguros de encontrar, a su tiempo, el alimento necesario. La Iglesia y cada una de las comunidades cristianas, los que participan del ministerio pastoral y todos los que están dentro del redil, han de tener siempre ente los ojos el modelo de pastor propuesto por Dios.

lunes, 2 de mayo de 2011

08/05/2011 - 3º Domingo de Pascua (A)

Inicio ..... Ciclo A ..... Ciclo B ..... Ciclo C ..... Euskera

Lecturas y Evangelio del domingo

8 de mayo de 2011

3º Domingo de Pascua (A)

Para leer la lectura y Evangelio del domingo haz "clic" sobre el título del domingo, o "cliclea" sobre Ciclo A en el menu superior.

PRIMERA LECTURA

No era posible que la muerte lo retuviera bajo su dominio.

Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles 2, 14. 22-33

La resurrección del Señor es, desde el día de Pentecostés, el objeto central de la predicación apostólica. Ella es la que permite comprender el sentido de lo que Jesús de Nazaret hizo durante su ministerio, reconocer la acción de Dios en su enseñanza, así como en los signos y prodigios que la acompañaban. Ella da cumplimiento a las Escrituras y a las promesas divinas. Exaltado a la gloria de Dios, Jesús resucitado nos hace partícipes del Espíritu que él ha recibido en plenitud. Lo que Pedro anuncia aquí es el núcleo del Credo de los cristianos desde los tiempos apostólicos.

SALMO

Salmo 15, 1-2 y 5. 7-8. 9-10. 11(R.: lla)

R.
Señor, me enseñarás el sendero de la vida.

Beber la copa de Cristo, compartir sus sufrimientos caminando con él por el sendero de la resurrección, de la vida, de la felicidad.

SEGUNDA LECTURA

Os rescataron a precio de la sangre de Cristo, el Cordero sin defecto.

Lectura de la primera carta del apóstol san Pedro 1, 17-21

La resurrección de Cristo, objeto y fundamento de la fe y la esperanza de los cristianos, debe inspirar y guiar toda su conducta «al final de los tiempos». Es lo que proclamamos cuando recitamos el Credo y celebramos con gozo l eucaristía dominical.

Aleluya Cf. Lc 24, 32

Aleluya. Aleluya.
Señor Jesús, explícanos las Escrituras;
haz que arda nuestro corazón
mientras nos hablas. Aleluya.


Aleluya, aleluya.
Señor Jesús, explícanos las Escrituras;
haz que arda nuestro corazón
mientras nos hablas. Aleluya.

EVANGELIO

Lo reconocieron al partir el pan

+ Lectura del santo evangelio según san Lucas 24, 13-35

Los peregrinos de Emaús: una página del evangelio llena de encanto, frescura y finura psicológica, muy típica de San Lucas, cuyo arte como narrador sirve admirablemente a su intención pedagógica. Recuerda el camino que los primeros discípulos tuvieron que recorrer antes de llegar a profesar con certeza: «Era verdad, ha resucitado el Señor». Pero este evangelio fue escrito para cristianos que, no habiendo vivido personalmente el acontecimiento de la Pascua, se encontraban ya en la misma situación que nos encontramos nosotros hoy. Para comprender lo que ocurrió a Jesús de Nazaret, tenemos que remitirnos a las Escrituras. Estas revelan el sentido de los signos, como es el de la tumba vacía. La credibilidad del testimonio y la enseñanza de los apóstoles, la veracidad de la predicación cristiana de todos los tiempos, derivan de su coherencia con lo que dice la Biblia. La «fracción del pan» es la prenda de la presencia del Resucitado entre los suyos. Pero la liturgia no puede prolongarse. Hay que volver a ponerse en camino. Este es el itinerario de la fe pascual, con sus diversas etapas litúrgicas, que remiten a la vida, la cual, a su vez, conduce de nuevo a la celebración del misterio.