lunes, 16 de febrero de 2015

22/02/2015 - 1º Domingo de Cuaresma (B)

Lecturas y Evangelio del domingo

Para leer, compartir, bajarse o imprimir las lecturas y el Evangelio del domingo haz "clic" sobre el título del domingo, o haz "clic" sobre Ciclo A, Ciclo B o Ciclo C, en el menú superior para leer los evangelios de cada ciclo.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------

1º Domingo de Cuaresma (B)


Como todos los años, el evangelio del primer domingo de Cuaresma es el de las tentaciones de Jesús en el desierto. Pero san Marcos, que es el evangelista que se lee en el ciclo B, se distingue claramente de los otros sinópticos. En primer lugar, el relato del acontecimiento no puede ser más breve: sólo dos versículos! Esta brevedad no significa en absoluto que san Marcos conceda una importancia secundaria a este dato de la tradición. Por el contrario, lo integra de manera significativa en el conjunto de los 14 primeros versículos de su evangelio, titulado: «Comienza el Evangelio de Jesucristo, Hijo de Dios» (Mc 1,1). En el lugar en que se encuentra, la breve referencia a la tentación hace de gozne entre el bautismo de Jesús por Juan Bautista, evocado también rápidamente, y el comienzo de la predicación del Hijo de Dios: «Se ha cumplido el plazo, está cerca el reino de Dios. Convertíos y creed en el Evangelio».
Entre los signos que acreditan este anuncio, san Marcos concede un lugar especial a los numerosos exorcismos realizados por Jesús. La derrota del demonio es para el evangelista la gran manifestación del advenimiento del reino de Dios. Por eso, antes incluso de exponer el contenido de la Buena Noticia, cuenta cómo, ya el primer día de su aparición pública, Jesús libera a un hombre del espíritu maligno que lo atormentaba (Mc 1,21-28).
La promesa de la Alianza hecha en otro tiempo a Noé se cumple ahora con creces. Todas las esperanzas se ven superadas. Antiguamente, sólo un pequeño grupo de personas se salvaron de las aguas devastadoras del diluvio. Ahora, la inmersión en las aguas bautismales salva a muchedumbres. Entonces, el arco iris fue la prenda de la fidelidad de Dios. Ahora, la cruz de Cristo es la garantía de nuestra resurrección.
Con Jesús y por él, los que han sido elevados a la condición de hijos de Dios han vencido al demonio. Ser bautizado no significa ser purificado de manchas externas, sino comprometerse con Dios con una conciencia recta, participando así de la resurrección de Jesucristo.
La Cuaresma, preparación para la celebración anual de la Pascua, es el tiempo más apropiado para evaluar, verificar y reajustar esta orientación de nuestra existencia.

PRIMERA LECTURA

Un cataclismo de tal magnitud que parecía que el mundo iba a ser aniquilado marcó la memoria colectiva de los pueblos de Mesopotamia. Los autores bíblicos meditaron sobre este acontecimiento. Dios, como un padre decepcionado por la perversidad de sus hijos, se habría arrepentido de haberlos creado de no haber estado profundamente apegado a la obra de sus manos. Basta que haya un solo justo para que su amor infinito se sobreponga a su legítima cólera. Es más, hace de este justo, Noé, cabeza de una humanidad nueva y depositario de unas promesas de salvación que nada ni nadie podrá nunca desmentir. El arco iris, que anuncia el final de la tormenta devastadora, es como el arma del castigo cósmico, que Dios ha colgado en el cielo porque ya no volverá a usarla nunca más. Este fue el primer signo de una alianza, preludio de todas las demás, con la creación, salvada para siempre de las aguas.

El pacto de Dios con Noé salvado del diluvio.

Lectura del libro del Génesis 9, 8-15

Dios dijo a Noé y a sus hijos:
- «Yo hago un pacto con vosotros y con vuestros descendientes, con todos los animales que os acompañaron: aves, ganado y fieras; con todos los que salieron del arca y ahora viven en la tierra. Hago un pacto con vosotros: el diluvio no volverá a destruir la vida, ni habrá otro diluvio que devaste la tierra.»
Y Dios añadió:  «Esta es la señal del pacto que hago con vosotros y con todo lo que vive con vosotros, para todas las edades: pondré mi arco en el cielo, como señal de mi pacto con la tierra. Cuando traiga nubes sobre la tierra, aparecerá en las nubes el arco, y recordaré mi pacto con vosotros y con todos los animales, y el diluvio no volverá a destruir los vivientes.»

Palabra de Dios.

SALMO

Dios salvador, Dios de la alianza, que olvida nuestros pecados para no recordar más que su ternura.

Salmo 24, 4bc-5ab. 6-7bc. 8-9

R
Tus sendas, Señor, son misericordia y lealtad
para los que guardan tu alianza.

Señor, enséñame tus caminos,
instrúyeme en tus sendas:
haz que camine con lealtad;
enséñame, porque tú eres mi Dios y Salvador. R

Recuerda, Señor, que tu ternura
y tu misericordia son eternas.
Acuérdate de mí con misericordia,
por tu bondad, Señor. R

El Señor es bueno y es recto,
y enseña el camino a los pecadores;
hace caminar a los humildes con rectitud,
enseña su camino a los humildes. R

SEGUNDA LECTURA

Relectura cristiana del relato bíblico del diluvio. Por Jesús, el justo muerto i resucitado, la humanidad entera es salvada de la multitud de sus pecados, que la cubrían como un diluvio. Esta redención tiene un alcance realmente cósmico: desde lo más profundo de la morada de los muertos (el infierno) hasta lo más alto de los cielos (los ángeles). Sumergidos en las aguas del bautismo, pasamos de la vida a la muerte con Cristo, que «llegó al cielo y está a la derecha de Dios».

Actualmente os salva el bautismo.

Lectura de la primera carta del apóstol san Pedro 3, 18-22

Queridos hermanos:
Cristo murió por los pecados una vez para siempre: el inocente por los culpables, para conducirnos a Dios.
Como era hombre, lo mataron; pero, como poseía el Espíritu, fue devuelto a la vida.
Con este Espíritu, fue a proclamar su mensaje a los espíritus encarcelados que en un tiempo habían sido rebeldes, cuando la paciencia de Dios aguardaba en tiempos de Noé, mientras se construía el arca, en la que unos pocos -ocho personas- se salvaron cruzando las aguas.
Aquello fue un símbolo del bautismo que actualmente os salva: que no consiste en limpiar una suciedad corporal, sino en impetrar de Dios una conciencia pura, por la resurrección de Cristo Jesús, Señor nuestro, que llegó al cielo, se le sometieron ángeles, autoridades y poderes, y está a la derecha de Dios.

Palabra de Dios.

VERSÍCULO ANTES DEL EVANGELIO Mt 4,4b

Nuevo Adán, vencedor del mal,
por ti, Señor, se ha cumplido el plazo.

No sólo de pan vive el hombre,
sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.

EVANGELIO

Se trata de una referencia breve, pero muy elocuente, de los comienzos de la misión de Jesús. Desde su bautismo, empujado al desierto por el Espíritu, Jesús, en un medio hostil («entre alimañas»), se ve sometido a los asaltos de Satanás, pero sin dejar por ello de estar cerca de Dios («dos ángeles»). Tras superar esta prueba, está en condiciones de «proclamar la Buena Noticia».

Se dejaba tentar por Satanás, y los ángeles le servían.

+ Lectura del santo evangelio según San Marcos 1,12-15

En aquel tiempo, el Espíritu empujó a Jesús al desierto.
Se quedó en el desierto cuarenta días, dejándose tentar por Satanás; vivía entre alimañas, y los ángeles le servían.
Cuando arrestaron a Juan, Jesús se marchó a Galilea a proclamar el Evangelio de Dios. Decía:
- «Se ha cumplido el plazo, está cerca el reino de Dios: convertíos y creed en el Evangelio.»

Palabra de Dios.



Blog:               http://sopelakoeliza.blogspot.com
                        http://iglesiadesopelana.blogspot.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

La publicación de los comentarios requerirán la aceptación del administrador del blog.